Cuando la manzana podrida cae en la cesta

Me ha gustado mucho este articulo el cual trata temas que algunos hemos vivido, pero no concuerdo con su titulo, aunque es un articulo espanol donde al parecer existe una ilogica que afortunadamente no se cumple en mi pais, sobre que el que resalta en ser bueno sea aplacado. En mi pais es todo lo contrario, el que brilla en talento sube puestos, es raro (pero puede presentarse pero poco) el que un lider reconozca que tiene bajo su cargo a alguien de talento y trate de evitar que lo sobrepase. Del articulo cito algunos puntos que tocan muy bien cosas que muchos hemos vivido.

En otras ocasiones, asegura Remedios Torrijos, profesora de Comportamiento Organizacional de IE Business School, el problema proviene de una mala gestión, ya que un exceso de talento genera muchos inconvenientes si la persona que dirige el equipo no está preparada para encauzarlo. “Si el líder entiende cuál es función en el equipo e intenta que cada uno de sus miembros desempeñe su rol lo mejor posible, todo irá bien. Si cree que ha de saber más que nadie, que le compete tomar todas las decisiones y que nadie debe destacar por encima suyo, él se convertirá en el problema”. Para Torrijos, el líder debe entender que su papel es aportar todos los recursos, responsabilidades y confianza necesarios para que colaboradores hagan el mejor juego posible. “Pero, a veces, la autopercepción del líder es errónea y en lugar de dirigir a las personas de forma cada vez más autónoma, trata de controlarlo todo. Estas situaciones se acentúan si tienen a trabajadores capacitados bajo sus órdenes, ya que los inseguros se sienten más inseguros aún ante las personas con talento. Si, por el contrario, un líder tiene la autoestima sana, sabrá sacar lo mejor de las personas”.

Muy seguramente muchos nos sentimos identificados con alguno que otro articulo que toca un tema en internet.  Lamentablemente yo conoci a alguien que es como lo que se indica en negrita en el parrafo citado previamente.  Afotunadamente esa persona fue destituido de su cargo, y debo decir que le dolio mucho, pero fue lo correcto a aplicarse, en su caso.  Pero aunque se hizo justicia (y en la vida no es siempre como en las peliculas), algunos tuvimos que calarnos ese mal trato, esa conducta errada/erronea de pensar como debian ser las cosas a su entender (el que las cosas se apliquen como esa persona desea y no como el deber ser real), el como ver a alguien que es notable que no esta preparado para el cargo en el que se le puso solo porque supo calentarle bien la oreja al duenio (en este caso, a la duena).  Si te topas con alguien asi, si terminas estando debajo de alguien asi, no te quedes callado, debes tomar al toro por los cuernos, hacerte valer, hacerte respetar y sobre todo, expresar todo esto a quien esta arriba de esa persona, porque conversar con esa persona solo conseguiras que te trate de controlar mas, de amordazar mas y no desear que comentes sus trapos sucios, porque debes entender algo, tus trapos sucios, alguna equivocacion que comentas o peor aun, algunos platos rotos que hayas ocasionado por algo que EL hizo, SI se los contara a quienes EL debe darles cuenta, porque necesitara ESCUDARSE contigo como carne de canon, mejor TU que EL.

Cuando un profesional con capacidad ha de desenvolverse en estos entornos hostiles suele caer en el error de querer cambiarlos: si percibe que su equipo no va por el buen camino o que sus jefes están tomando las decisiones erróneas, tratará de modificar esa dirección aportando su experiencia o sus puntos de vista. Lo cual es un error, asegura Torrijos, porque se suele salir perdiendo. “Querer cambiar las circunstancias del entorno es una lucha troyana, porque se está intentando convencer a unas personas que no quieren ser convencidas”. El mejor remedio, en esos casos, es marcharse de allí: “cuando se está en un lugar donde no se da ninguna condición para que puedas poner en marcha tu capacidad, la mejor opción es irse. Obviamente, para juzgar el éxito o el fracaso de una acción hay que ver cómo acaba la historia, y hoy no es fácil arriesgarse a perder un sueldo, pero si se está en una empresa que no saca rendimiento a tu valor, no tiene sentido que sigas en ella. De modo que si te echan, probablemente te estén haciendo un favor. Estás en un sitio donde ni se te quiere ni se te entiende, y dónde tampoco podrás encontrar lo que estás buscando. Y en esa tesitura se sufre mucho”.

Las cosas comienzan a ir mal cuando una persona de mente cerrada a quien se le propone posibles opciones a solucionar ciertas cosas no desea tomarlas ni siquiera en cuenta que el probarlas o indicar que ya lo ha hecho exactamente asi sin buenos resultados obtenidos, descartandolo inmediatamente, y luego sin su concentimiento Tu lo haces y resulta solventar el fallo, pero ya para ese punto, perdieron todo un dia (de fin de semana, dia no laboral) atacando el fallo, Tu pensaste y diste con la solucion pero alguien te freno en aplicarlo porque consideraba sin basarse en algo justificado que no resultaria. Comento que situaciones como esas, sucedieron mas de una vez. Tratar de convercer a personas de mente cerrada en muchas ocasiones es tiempo perdido, y se torna peor cuando sus decisiones tambien te absorven y te arrastran. Alguna vez haz recogido los platos rotos de otro? yo si.

El tercer tipo de situaciones en las que el talento viene a perturbar el funcionamiento del equipo tienen que ver con esos profesionales que, conscientes de su valía, pretenden ser especialmente reconocidos. Como asegura Juan Luis Urcola, profesor del área de Recursos Humanos de Deusto Business School y experto en gestión de equipos, “los galácticos quieren que el equipo se supedite 100% a ellos, que todos estén en función de lo que marca la estrellita”. En estos casos, el desafío de quien dirige el grupo consiste en conseguir que el grupo esté por encima de la individualidad y que el galáctico entienda correctamente su lugar. Para Urcola, “la diferencia más evidente es la que separa a Cristiano Ronaldo de Iniesta, es decir, la que hay entre quien quiere que el equipo juegue para ellos y quien juega para el equipo”.

No he vivido este caso por lo que solo dejo lo citado sin comentar viviencia alguna sobre ello.

La otra gran opción para conseguir aprovechar el talento en las organizaciones, asegura Torrijos, consiste en pensar el ascenso tanto vertical como horizontalmente. “En ocasiones, progresar en la carrera profesional no consiste en ascender. Hay quien busca un mayor beneficio económico, más toma de decisiones o mejores condiciones de trabajo y no dirigir equipos. A veces, buenos técnicos se convierten en malos jefes”. Torrijos apuesta así por tratar de satisfacer las aspiraciones del talento sin necesidad de mirar siempre hacia arriba. “Nuestras organizaciones son cada vez más planas, necesitan menos jefes, con lo que tendremos que buscar formas de satisfacer las aspiraciones del talento que no impliquen un ascenso”.

Para mi, el lugar ideal es donde todos son iguales, es claro que en algunas sitios realmente se necesita de alguien que represente y dirija al Dpto, pero donde puede caerse en todo los parrafos citados y viviencias comentadas entre lineas debido a ello. Muchos podemos ser felices cuando no hay un controlador en el grupo, donde con una buena organizacion por parte de todos y sobre todo CONFIANZA y respeto, todo marchara siempre bien.


About this entry